#VDLN: Cuando crezca

… seguiré viviendo aventuras con la misma pasión que cuando era niña.

Seguiré sorprendiéndome por las maravillas que me rodean.

Seguiré amando la vida, con toda la fuerza del que sabe que no va a vivir para siempre.

Feliz #VDLN

Viernes dando la nota

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs dedicado a compartir música cada viernes. Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.


Advertisements

VDLN: La fiesta pequeñita

Sin duda, hoy mi sonrisa baila al ritmo del día. Sin prepararlo. Y sin buscarlo.

Hoy bailamos descalzos, con los ojos cerrados y sin pensar más que en el suelo que pisamos.

Nos agarramos de la cintura y giramos hasta marearnos. Y nos morimos de risa. Y celebramos que estamos aquí, ahora, dando saltos como los locos que somos.

Feliz #VDLN y disfrutad en esta fiesta improvisada, pequeñita y sin mucho miramiento que hemos montado aquí, en cinco minutos.

Feliz baile…

Viernes dando la nota

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs dedicado a compartir música cada viernes. Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.


VDLN: Terapia de choque

Septiembre está aterrizando en nuestras vidas con la fuerza de un ovni de peli americana: proporciones desmesuradas y potencia infinita frente a los que el típico anti-heroe (que luego se descuelga como heroe de toda la vida) no parece tener ni una oportunidad.

Septiembre es como esos amigos que hace años que no ves, que estás deseando reencontrarte con ellos. Pero cuando por fin llegan, resulta que ya no tenéis nada que ver. Es más, resulta que no les soportas, por lo que sea. Y aún así tienes que pasar el trago hasta poder escapar y dar carpetazo a esa relación.

Septiembre tiene su lado bueno, pero es muy plasta. Es definitivamente un mes muy chungo. De propósitos y tal, de cuestas, de vueltas, de too much para mí. Que está guay ponerse retos y eso, y aquí sigo, pero oye, que todos los días con el temita… cansa demasiado. Y quiero un octubre ya en mi vida.

Que así ya empezamos con los anuncios de navidad y podemos quejarnos de otra cosa XD

Pero no, no me voy a quedar en el lamento quejicoso de un mes abusón y obsesivo. A un mes tan avasallador, tan potente, tan Trump en sí mismo, no podemos sino aplicarle una terapia de choque, y de las buenas, para no acabar aplastado por un pie de Godzilla o algo así jjjj (me he levantado peliculera, lo sé, pero me encanta).

Y mi cutre-plan de defensa-ataque consiste en:

  • Combinar el azul marino con el negro. Así, tirándome al vacío y desafiando las leyes de la física y  de las revistas femeninas a las que detesto con todo mi esternón.
  • No leer posts ni artículos ni libros de gurús que me cuenten los 10/20/100 secretos para … (rellenar al gusto con hazañas como triunfar con tu start-up, perder 10 kilos en una semana o mirar al sol sin quedarte meriloto)
  • Escuchar mucho y hablar menos, leches. Que hablo demasiado.
  • Comer un aguacate al día (cuando bajen de precio, que ahora están por las nubes. ¿Alguien sabe por qué están tan caros?)
  • Hacer mermelada casera con los últimos melocotones de la temporada.
  • Seguir corriendo como una cobarde jjjj
  • No enzarzarme en debates inútiles sobre blancos y negros.
  • Seguir cantando en el coche a grito pelao. Es la única esperanza de redención para mantener la cordura automovilística en una ciudad-ratonera como Madrid.
  • ¿He dicho ya lo de hablar menos?

Y bueno, esto es un resumen, así de viernes por la mañana, de cómo destruir al enemigo en unos sencillos pasos… Espero los vuestros a ritmo de canción destroyer!!

Feliz #VDLN y feliz destrucción!

Viernes dando la nota

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs dedicado a compartir música cada viernes. Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.


VDLN: Escucha la vida mientras pasa

Es bueno estar cansado a veces, bajar el ritmo, no tener el piloto siempre encendido.

¿Qué ritmo queremos seguir? ¿Quién nos lo marca?

¿Para qué?

Despacito. A ritmo lento. Cierra los ojos y déjate llevar por el tarareo… Ya vendrán las prisas.

Pero ahora, descansemos. Y saboreemos unos minutos de vida lenta, ahumada, cálida y de la que se pega a la piel…

Vida de la que se escucha mientras pasa.



Aceptando cumplidos

Es cierto, no lo había pensado nunca, pero las mujeres no sabemos aceptar cumplidos sin menospreciarnos en la misma frase. Nos viene de serie, ¿no creéis?

Y este vídeo de Amy Schumer, por muy bestia que sea, lo muestra muy bien.

¿Nos sentimos obligadas a hacernos de menos? ¿Está mal visto por el resto de las mujeres aceptar un cumplido con naturalidad y sin más? ¿Qué pasa con nosotras? ¿Nos sentimos obligadas a devolverlo? ¿Cómo podemos estar tan llenas de recovecos tan complicados?

The greatest bastard

Damien Rice vuelve. Por fin! Ha sido tal la emoción al enterarme que me he tirado al blog a contarlo, como en los buenos tiempos. Y eso que estoy hecha un guiñapo a estas horas de la noche! Si Damien me leyera mientras llora componiendo junto a su guitarra, sin duda, debería dedicarme una canción o algo…

El caso es que el buen hombre, que hace canciones de esas que te dejan al escucharlas con una congoja del tamaño de un pedrolo de esos de los kilómetros que había antes en las carreteras sobre el pecho, tuvo un bajón de los buenos cuando le dejó Lisa Hannigan, otra lánguida con voz angelical que también es la alegría de la huerta y que debió verlo muy negro con el bueno de Rice porque buscó otros lares más alegres…  No demasiado, eso sí, se nota que le va lo tristón y lo terriblemente bonito y aquí la tenéis con Glenn Hansard interpretando Falling Slowly, la canción por excelencia de “me han dejado” hipster.

El caso es que tras su etapa juntos en la que hicieron cosas como ésta, maravillas tan celestiales como intensas, la cosa no funcionó. Y tanto le dio a Rice la intensidad que tras dos discos ejemplares, únicos y memorables como O y 9 Crimes se debió guardar a sí mismo en un armario a llorar porque prácticamente no ha salido hasta ahora. Lo cual tras dos discazos-catedrales como esos era como un suicidio musical. Pero sí, es una gran noticia volver a tener a este barbitas tristón con nosotros. Igual es un riesgo, porque ese nivel de intensidad y de desgarro no pueden mantenerse eternamente, existiendo el peligro de caer en una depresión crónica o en la repetición más lacónica… Peeeeero, aún así, hay que asumir riesgos, y ya veremos en qué se va transformando Damien Rice por el camino. Desde luego muy contento tampoco vuelve, y si no al vídeo que incluyo me remito. No sabemos mañana, claro…

Sin duda, sea como sea, merecerá la pena haberle conocido. Y haber llorado junto a él. Y ver que no todo es marketing en esta vida. Que hay gente que aún siendo talentosa y con una carrera muy prometedora por delante sigue caminos no trazados por la búsqueda del santo grial, del éxito rápido, del top ventas, del hit del verano… A veces conocer personajes atormentados y con problemas, tristones y que encima lo demuestran es hasta refrescante. Y no porque no quiera que les vaya bien, sino porque la vida es así, realmente. Y estoy muy harta y muy cansada de los caminos rectos, del si quieres puedes y del éxito está en ti mismo… A veces los caminos son rodeos, y circunvalaciones. Y cuando pensabas que ibas a Alcobendas, vas y estás en San Sebastián de los Reyes (OMG!).

Así que, bienvenido Damien, aquí una servidora lista y preparada para devorar lo que nos ofrezcas. O no, nunca se sabe con estos hipsters barbudos!!