Días en blanco y negro

Hace meses que no me pasaba por aquí. Lo que no consiga una pandemia no lo consigue nada, por lo visto.

Ni siquiera sé muy bien qué está pasando, cómo explicarlo y mucho menos lo asimilo. Me limito a pasar las horas intentando centrar mi mente en cosas productivas y útiles realmente, y en hacer como que todo está bien para que mis hijos estén bien.

Pero no estamos bien.

Nadie está bien.

Nos llenamos de arcoiris las ventanas para poner un poco de color en nuestros paseos imaginarios, pero vivimos días en blanco y negro.

Vida o muerte.

Y nos cuesta entender que lo que antes era alboroto, colores y despreocupación, ahora se convertido en ventanas cerradas, en el confinamiento más absoluto.

Y no me preocupa solo si salimos o no de ésta, sino cómo.

No todo es triste, lo sé. Hay mucha vida frente a esa muerte. Y la seguirá habiendo seguro, porque es nuestro instinto, ir hacia delante y buscar la salida.

Pero sobre todo me importa el cómo.

Cómo cuidaremos de los demás mientras esto pasa.

Cómo contendremos la violencia que nos amenaza desde dentro, tras la cortina, desde la altura…

Cómo nos perdonaremos los errores cometidos.

Cómo abandonaremos las trincheras en las que nos estamos convirtiendo nosotros mismos.

Cómo compaginaremos la libertad con el compromiso.

Permitidme que quiera que llueva mucho y fuerte.

No perdamos el valor de los afectos, del cuidado de todo, y todos. De la compasión, de la solidaridad. Porque ahí reside la esperanza.

Y los colores.

Pd. La música sigue. Os dejo una lista colaborativa para compartir encierro.

Y que sigamos bailando…

Y sigue respirando…

#VDLN: Vida de mi vida

Dentro de esta película de duración indeterminada que es nuestra vida, la mía propia, hay muchas posibilidades que me aterran. Y sin duda, la primera de ellas es que mañana ya no haya más tiempo de pantalla. Que se acabe el programa y que os manden a todos a casa: aquí no hay nada más que ver.

La muerte es algo que nos acompaña desde que nacemos, aunque no lo sepamos con esa claridad desde el principio. Pero es nuestra sombra, nuestro reverso, el eco de nuestra voz que de tanto oírlo ya ni siquiera percibimos.

Pero que siempre está ahí. Resonando. En las rocas de nuestros cumpleaños, en las paredes amoquetadas de cada amanecer. Ahí, en ese despertar tan poco valorado, tan denostado muchas veces, ahí podemos escuchar el rebotar de nuestra finitud. Ahí estamos muriendo un poquito.

Y pensar esto me angustia. Cómo no. ¿A vosotros no?

Porque no he hecho prácticamente nada. Porque no he conocido a Tom Cruise. Porque no sé si he cumplido el plan absurdo que me ha puesto a mí en este telefilme del mediodía. Y ni siquiera sé si soy la buena, o la estúpida. ¡O la mala!

Y me planteo tantas cosas sobre esta vida de mi vida. Pero sobre todo, sobre la de los que se quedan. ¿Qué les dejo? ¿Dónde? ¿Encontrarán las cartas que tengo escondidas para ellos en el cajón de mi escritorio? ¿Sabrán lo que les quiero? ¿Habré dado todos los besos que debo?

Y repaso mi librería mientras lo pienso. Y escucho de lejos un piano, y una voz de mujer sin más adorno que su eco.

¿Escucháis vosotros ese susurro que os dice que el tiempo no es vuestro? ¿Que este préstamo se acaba y que no hay segundas oportunidades para mejorar esto?

Vida de mi vida, qué regalo tan envenenado este de sabernos ya muertos…

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs dedicado a compartir música cada viernes que ha llevado durante años La Parejita de Golpe y que puedes seguir en su blog y en redes con el hashtag #VDLN. Viva la música y el blogging.

#VDLN: Get the job done

Vivir de paso, de prestado.

Todos deberíamos ser conscientes de que estamos donde estamos de casualidad, de que no nos pertenece el trozo de suelo que pisamos,  y de que en menos de lo que pensamos, un abrir y cerrar de ojos, todo puede cambiar y dejar de ser seguro, firme y NUESTRO (ese nuestro que tanto daño ha hecho).

Y tal vez si cambiáramos un poco el chip, si no viéramos el sitio en el que hemos tenido la suerte, o la desgracia, de nacer como algo propio no usaríamos la propiedad como este arma arrojadiza contra todo aquel que no es de aquí, el que viene de fuera a arrebatarnos lo nuestro, el que no lo merece como nosotros…. Madre mía, si lo pensáramos un poco más, si viéramos lo absurdo de aferrarnos a la tierra como si no fuéramos nosotros los tripulantes ocasionales de un buque en constante movimiento, del que nos bajaremos un día, si no matáramos por este billete que pensamos que es de por vida…

Estamos de paso, amigos, nosotros, ellos, todos. Y marcarnos, diferenciarnos como más o menos, como personas de primera y de segunda clase no nos corresponde a nosotros en ningún caso. Compartimos barco, un barco que no es nuestro, nunca, y que de hecho zarpará sin nosotros un día y no habrá pasado nada.

Todos somos inmigrantes, todos estamos de paso.

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs dedicado a compartir música cada viernes que ha llevado durante años La Parejita de Golpe y que puedes seguir en su blog y en redes con el hashtag #VDLN. Viva la música y el blogging.

#VDLN: El viaje

Muchas cosas que hacer, muy rápido y muy lejos. Más grande. Más rojo. Más barato. Más.

Dale, corre, apúrate, no te pares. No dejes de conducir. No dejes de moverte. NO PARES. No pienses. No respires.

Apretando el acelerador sin saber hacia dónde vamos, en muchos casos. Sin preguntarnos siquiera si merece la pena el viaje.

Sin mirar hacia atrás, sin pensar en lo que dejamos. Vamos, avanzamos, corremos, nos alejamos de lo que sea que había antes. Y no nos cuestionamos si este camino va hacia algún sitio. O si es lo que nosotros hemos elegido.

Y no me pongo metafísica. Tengo demasiado sueño para eso. Solo me pregunto si me llega el abono transporte fuera de la C1. Y si en el metro tendré cobertura…

Feliz VDLN, feliz viaje a ninguna parte.


El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs dedicado a compartir música cada viernes. Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo

#VDLN: Todo mejora con violines

Gente luminosa. Seguro que todos conocéis alguien así. Gente que aporta, que suma, que contagia energía y que, si las personas fuéramos canciones, podría ser ésta que he elegido para hoy de Ra Ra Riot.

Todo mejora con violines.

Y con gente buena cerca.

Feliz #VDLN

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs dedicado a compartir música cada viernes. Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.

#VDLN: Mejor que esto

Qué hay mejor que compartir algo que amamos con el resto del mundo.

Da valor a lo pequeñito, a lo que enciende la chispa en ti, lo que te saca la sonrisa de repente. Eso es valioso, y merece la pena que vuele lejos.

Como las canciones que nos inspiran. Como las de Florence, por ejemplo, que tuve la inmensa suerte de verla en directo hace unos días y aún sigo dando saltos al escucharla.

Qué hay mejor que saltar de alegría al escuchar una voz.

Qué hay mejor que sentir algo así y contarlo…

Qué hay mejor que lanzar canciones que tejan redes.

¿Qué hay mejor que un viernes?

Gracias al #VDLN al menos llenamos nuestros blogs de música. Gracias JM por tantos y tantos viernes. Y que sean muchos más.

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs dedicado a compartir música cada viernes. Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.



#VDLN: Hallelujah

Porque podamos alzar nuestra voz cuando queramos y como queramos.

Porque nos queremos libres.

#8M

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs dedicado a compartir música cada viernes. Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.