Esa “dulce” espera… ¡y una leche!

Hermanos, amigos, pródromos del parto varios e irregulares, muchos ya lo sabréis por experiencia, pero hoy tengo que afirmar que los días previos a dar a luz son, sin duda, una de las experiencias más surrealistas que la mujer se pueda echar encima…

Más que ver a Mario Vaquerizo ponerse las bragas de su mujer y luego afirmarse como un hetero muy macho. Más que el anuncio de los cristales gratuitos de VisionLab. Más, si es que eso es posible, que el “wi, wi” del anuncio del método ogino 2.0 de Clear Blue

Y, ojo, que no lo digo en plan, “dios, me quiero morir, ¡¡¡sácadme esto ya de una vez!!!!” (bueno, un poco sí), ni tampoco como “¡¡ohhh, como adoro ser mujer en estos momentos de realización personal y corporal y cómo estoy disfrutando con cada puñetera contracción!!”

No, no lo veo ni de una forma ni de la otra. Y conste que ver, lo que se dice ver, no es que vea mucho, salvo un tripón inmenso que me ha fagotizado como persona, como mujer trabajadora y como ente cotizador a la Seguridad Social. Tripón que se va adelantando cual señal luminosa con fanfarria incluida a mis pasos y que se ha convertido en mi tarjeta de presentación allá donde voy, ocasionando que esté donde esté, me conozcan o no, y me apetezca a mí o no, se hable, OBLIGATORIAMENTE, de lo siguiente:

– La altura relativa de mi tripa (está bajísima, vas a parir aquí mismo… Ah, pues yo te la veo muy alta, aún te queda, maja).

– De lo puntiagudo de mi tripacono, que indudablemente demuestra que es niño. La ciencia es lo que tiene…

– De si llevo dos o uno solo o un regimiento de infantería, JA.

– De si estoy mejor ahora o peor que cuando nazca. Desde un “te vas a enterar con dos” hasta un “te vas a morir con dos”, dentro de esa horquilla, lo que queráis.

– De que tengo la cara hinchada y los labios como dos cantimpalos.

– De que no la tengo hinchada en absoluto y estoy como una rosa de pitiminí (estos son los menos, que conste).

– De que he engordado mogollón y parezco un engendro marino en peligro de extinción por los millones de bolsas de basura que pueblan nuestros mares y de que no me voy a recuperar nunca, nunca, nunca…

– De que no he cogido nada más que tripa…

Para terminar hablando del parto/partos de las contertulias quienes, sí o SÍ, terminarán contándome si se les descolgaron los bajos al nacer su cuarta criatura, si los puntos se le infectaron hasta un tremendo reventón de pus sanguinolenta en medio de la boda de la cuñada, o de si la protagonista de la peli gore en cuestión casi se muere del dolor y cómo se rajó viva al expulsar a su primogénito de ocho kilazos sin anestesia y en plena calle porque no le dio tiempo a llegar a la maternidad. Chúpate esa.

Y todo ese caudal de información detallada y expresa sin yo abrir la boca ni decir esta tripa es mía. Ni un mísero “no sé quién … eres y no me interesa nada lo que me estás contando, chata, déjame arrastrarme en paz y llegar hasta mi orilla…”

Además de este ataque social sin miramientos, que también puede ser una reacción alérgica a la humanidad provocada por las hormonas, el surrealismo preparto se extiende a la vida en general, que se vuelve un completo desbarajuste berlanguiano en esta sociedad cada vez más inhóspita y más incómoda para el ser humano: Facebook ¡¡¡Facebook!!!! sale a bolsa y el tipo ese con cara de monguer se hace de oro cuando lo que está pidiendo a gritos es un par de puñetazos por cerebrito y por abusón; estamos a punto de la intervención y nacionalizan Bankia, pagamos nosotros la fiesta y encima los mismos seguimos poniendo el culo;  nos las dan con los recortes a troche y moche en todo lo público, lo gratuito, lo sensato y lo que es justo y lo poco que queda por recortar son mis ganas de parir, ganas que, en cuanto llegamos a Urgencias y me dispongo a que me exploren a ver si a la criatura le han venido ya las ganas de ver Top Gear o la quinta temporada de Mad Men, se quedan reducidas a un par de centímetros de dilatación  y a un condescendiente “anda, márchate a tu casa, bonita, que a éste aún le queda una buena temporada para saludarnos con la manita”.

Y es que el niño no quiere salir, amigos, ¡no quiere y punto! Y también os digo, que no me extraña nada… porque para salir y ver el panorama…

Lo mismo, me he llegado a plantear en un momento de reflexión floja propia de una servidora, estamos ante el primer caso de embarazo regresivo de la historia y salimos en el próximo número del National Geographic junto a las hormigas zombies y la tribu de pigmeos caníbales recién descubierta en plena selva brasileña. En un giro sorprendente de la evolución humana, tipo final de Lost con su tapón del lavabo existencial, visto lo negro que está el panorama, la naturaleza se defiende ante los ataques externos de banqueros sin escrúpulos, el deshielo de los polos y los jóvenes espantajos de los bolsos de Loewe, y  en cuanto llegamos a los nueve meses, a punto, a puntito de salir, plofff, nos volvemos para atrás y el cuerpo, que es muy sabio, reabsorbe al feto en un intento último de supervivencia extrema…

¿Veis como esto es totalmente surrealista? ¿Y alguien le extraña que esta criatura no quiera salir con una madre que empieza a pensar estas cosas? Si casi estoy yo también por hacerme un sitio en mi macrotripa y esconderme del mundo en un ejercicio de contorsionismo de los míos…

P.D: A “mis” bloggers del #15J, ¡sois unas campeonas! La estáis montando fina filipina y, a mi criatura no-nata pongo por testigo de que, aunque sea en forma de chapa o de holograma, ¡¡estaré con vosotras!!!

Advertisements

52 thoughts on “Esa “dulce” espera… ¡y una leche!

  1. Ay darling, como me gusta leerte, pues nada que yo pensaba que con lo del 15J tu retoño se iba a animar, pero veo que no, de todos modos pa que salir, pa ver el panorama que se va a encontrar, bienvenido al pais de las tijeras y el corte limpio sin perjucio alguno…..malita estoy yo con el tema. Y si en cuando estas embarazada es igual que cuando tienes un niño, todo el mundo tiene que socializar y hablar contigo lo quieras tu o no.
    Besos y animos querida

  2. JAJAJAJA
    ¡¡Ay!¡ qué risas más buenas.
    Y no te digo nada más porque por lo que leo ya te lo han dicho todo.
    Un abrazo

  3. Jajaja, ay, pobrecita…yo estoy sólo de 38 semanas y ya estoy pesadísima también. Y qué razón con lo del monotema de conversación. Aunque yo tengo la suerte de que me suelen decir cosas agradables, y cuando empiezan con el toniquete de…¡te vas a enterar con dos, y tan seguidos! repaso mentalmente la lista de la compra. Ánimo y paciencia…

  4. Ay con la criatura, mira que tener a su mamá en vilo y en tensión… A lo mejor es que piensa que si sale ya el nombre “madre-esférica” no te hace más el honor, ya se ve que graciosillo es un rato jajajaja

    Ánimo nena, ya sabes que lo bueno se hace esperar.

    Un besazoooi

  5. Je, je …no tienes un sitio para mí, total un poco o más de barriga no lo vas ni a notar, qué a momentos yo también quiero esconderme de este nuestro panorama, yo prometo salir para el 15J, que va a ser que me voy a dar a la bebida…, je

    Y tranquila yo creo que nos oyen, pero no nos escuchan, si no el mío, con las cosas que se me han ocurrido y verbalizado, se hubiera apuntado a una huelga de fetos, y seguiría tan tranquilo en la barriga….así que salir, SALE!!!

    Un besoteee, que ya está hecho!!!

  6. Comer sola fuera de casa, mirar el correo y ver q te lo vas a pasar pipa!!!
    Ay, maja, en la 41 + 4 q nació mi terroncito… pues yo creo q estás divina. Te deseo lo mejor y una hora cortita d ésas q dicen q existen. Un abrazo fuerte. Muah!

  7. No puedo contigo, lo del cerebrito de facebook me parece sublime, y bueno bankia, sin palabras.
    A ver si sale pronto.
    Buen día

  8. Pues sí que estoy yo informada!!!! Si pensaba que ya había nació la “criatura”, anda que….. claro, leo un twitter en el que decías que en el hospital no había Wifi y ya me hago yo el resto de la película. Pues nada niña, que vaya todo bien para cuando la “criatura” tenga a bien…

  9. Jajjaja, huy, qué miedo que doy!!!, yo soy de las que vaticino el parto por el grosor de los labios…de la boca, claro.

    #tengocosasdeabuela #deabuelacojonera #perodeabuelaalfinyalcabo

    Te digo otra…”que tengas una horita corta” ;P

    1. jajajajaja, esa también cae, pero molesta poco, la verdad…
      Hoy me ha dicho, una a quien no conozco más que de vista, que le desespera verme en este estado… tú crees que es normal?????????
      En fin… 🙂
      un abrazo!

  10. Ay pobre! Acabo de tener un flashback a mi estado de preparto que se alargó hasta la 42 y porque entramos a por ella, que si no ahí se queda, la jodía! Yo lo que peor llevaba era que me dijeran que caminara mucho… Me recorrí Madrid y ni con esas!
    Ánimo, que sea una horita corta, ahorita mismo, a ver si hay suerte y nos vemos en el #15J

  11. Ay amiga madresférica!!! Es que tienes toda la razón con el panorama que hay fuera pues es normal, el chiquillo prefiere estar agustito y tranquilo en tu tripita!!! Ánimo guapa, que seguro el parto irá fenomenal!!! Besitos y como ya te han dicho otras compis…”que tengas una horita corta” 😉

  12. A bote pronto, por lo que leo, tienes la tripa alta a la par que baja, a los labios les pasa algo parecido pero no sé muy bien el qué y yo creo que todo esto se soluciona tomándose un gin tonic en una terraza este veranito mientras la criatura mayor revolotea y el pequeñín duerme en el coche.

    Besos y que la suerte te acompañe ;-p

  13. No falla los pelos del ombligo—míratelos si se están de punta es que el show empieza.

    🙂

    Al menos si te los miraste te dije algo original.

    ¡Que acabe pronto!

  14. jajaja, qué bueno!!! qué bien reflejado el final del embarazo!
    Mucha suerte y ánimooo, que ya no te queda ná de ná.
    Besos!!!

  15. Jajajaja… Surrealista y nada dulce. Para mí fue horrible. Perdí completamente mi identidad con ese bombo y no veía el día de volver a ser yo y sólo yo. Odié estar embarazada.

  16. Madre, qué vergüenza… yo te hice algún comentario de ese tipo!!! (bueno, los míos siempre eran positivos aunque una vez llegué a usar la palabra “barrigoncio”, jeje)

    Te vuelvo a decir lo del anterior post. Qué bien escribes, jodía. El párrafo de National Geographic y la referencia al tapón existencial de Lost me mató! 🙂

  17. jajajaja ay amiga…estos desvaríos hay que sacarlos para no volverse majara, bueno al retoño idealmente también habría que expulsarlo pero me temo que ahí decide él y sus santos cojoncillos remojados en líquido amniótico on the rocks ;o)
    Ánimo y paciencia guapa, un poco de ooooommmmmmmm!!
    besote.

  18. Jajjajajaa! Qué bueno, cómo te entiendo!
    Ten cuidado al intentar verte los pies que puedes chascarte el cuello, como tú dices o peor: caerte de culo y eso no hay Arnidol que lo repare!
    Mucha suerte y que tengas “una horita corta”

  19. La gente es la leche. Las embarazadísimas, ¿no son personas? Si las pinchan, ¿no sangran? ¿No les interesa el cine, cagarse en la PM de Rato, en la comunidad de Valencia y en la de Madrid? Cuando hablas con un negro, ¿le preguntas si el viaje en patera fue agradable? Creo que con un “qué gorda estás” se las debe tratar como personas.

  20. que bueno!!! como me has hecho reir !! es que me veía a mi misma medio patiabierta en la puerta de la clínica en plan “que? sale o no sale?” y he visualizado todo el proceso regresivo y de reabsorcion del pobre ser que no quiere salir a ver lo que hay fuera… espero que no se lo haya pensado mucho y estéis “disfrutando” juntos estos soleados días. 😉

    Un besito

  21. Soy hombre, y por tanto vacuo y tonto. Pero no me embarazo ni paro. ¡Oé, oé, oé, oéeee!

    Soy español. ¡buahhhh!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s