Palos en nuestra espalda

25 septiembre. Imagen de SERGIO PÉREZ (REUTERS), El País

Hoy nos levantamos observando una vez más, como si de la enésima emisión de Los Simpsons en Halloween se tratara, escenas de violencia entre los antidisturbios y los manifestantes frente al Congreso, que no difieren tanto de las matanzas en Siria, esas que contemplamos horrorizados como comportamiento de “salvajes incivilizados”…

Es realmente descorazonador que, en un país medianamente escolarizado, nuestras autoridades, esos a los que me duele reconocer que pagamos el sueldo y que se hinchan cual globo de feria al proclamarse “voz y representantes del pueblo” se encierren tras cuatro paredes, por muy históricas que éstas sean, para defenderse de la ira acumulada  y recocida de aquellos a los que supuestamente representan. Supuestamente porque con este sistema electoral que sufrimos cada 4 años y las listas cerradas que nos impone la comandita de amigos que se reparte el país, seguimos viviendo como si de latifundios se tratara, o de reinos medievales, donde aunque tengamos el escudo democrático por bandera, las tierras (votos, alcaldías o incluso comunidades históricas) se siguen ganando en cacerías, comidas opulentas con aguas de glaciar y estipendios en forma de trajes, relojes, casas o especias varias. Asco me dais…

Una ironía auténtica que los que se encierran tras los leones aleguen que “los de fuera”, esas miles y miles de personas de toda edad y condición, atacan la democracia mientras que ellos están trabajando duro por ella. Y eso lo dicen tras una muralla de escolta, como cuando Soraya, mi amiga Sora, miraba a la cámara de televisión con esa seguridad ensayada y calculada que solo da   tener el poder en los bolsillos y aseguraba que allí estaban para trabajar por nosotros, como si aquellos de los que la defendían no quisieran precisamente eso, ¡que trabajen coño!

Y es que no se enteran. No se quieren enterar. Que lo que queremos es que se defiendan nuestros derechos, que no se profane el nombre de la democracia con cada discurso que nos escupen como a ignorantes, que no somos antisistemas ni antimierdas, que somos ciudadanos normales, con nuestras carreras, nuestras familias, nuestras declaraciones de la renta impecables cada año, nuestras cuentas del banco peladas, nuestras hipotecas, nuestras frustraciones diarias al ver cada día cómo tenemos cada vez menos seguridad, menos posibilidades de trabajar, menos recursos para garantizar a ancianos, enfermos y niños cuidados y una vida digna.

No. Está claro que no se quieren enterar. Y tienen a negros escribiéndoles discursos llenos de excusas vacías y atajos mentales para llenar los huecos de nuestras arcas con aire, como sus promesas. No nos engañan, ninguno. Ni el que está, ni el que estuvo, ni el que está enfrente, ni el de más atrás. No somos antinada, y ya nos tienen más que hartos.

Me van a perdonar la falta de humor a estas horas de la mañana, pero la verdad es que se le quitan las ganas a una de echarse un chiste sobre la chepa cuando ves como se desangra impunemente nuestro historial de derechos, como se nos maneja como ganado y como se nos apalea indiscriminadamente. Porque los palos que dieron ayer frente al Congreso nos los dan a todos, sépanlo ustedes, y aunque esta lluviosa mañana no llevemos las cicatrices en nuestras espaldas, notaremos los moratones en nuestra libertad, tranquilos.

PD: felicitar, eso sí, el año que ha cumplido Conciliación Real Ya, una iniciativa que ha surgido de, y por, la gente, los padres y madres reales que pasamos por aquí y que lucha por hacer compatible la vida laboral con la familiar… Algo que, por supuesto, queda muy lejos de esas falacias a los que los gobernantes llaman “su agenda”. Enhorabuena, y sigamos adelante porque merece la pena mojarse el culo por algo bueno.

Advertisements

18 thoughts on “Palos en nuestra espalda

  1. Al final se va liar parda y luego saldrán los de siempre diciendo que ellos no ordenaron, que si yo sólo queria que se despejara la zona… Gran pais este en que la policia defiende a chorizos y se burla y apalea a quienes les pagan el sueldo.

  2. Está claro que nos toman por idiotas que no nos enteramos de nada. Y nos engañan, y nos mienten a la cara, sin pudor, sin vergüenza, sin escrúpulos.
    Y lo más triste, es que los que no tenemos voz para nada, somos los únicos que trabajamos y sacamos este país adelante. Un país cada vez venido a menos, lleno de corrupción, robos, especulaciones…y encima nos tenemos que quedar en casa, callados y sin molestar, mientras ellos hacen y deshacen a su antojo.
    Tiene narices la cosa…y ahora a trabajar de buen humor…

  3. Ay yo de palos se un rato, vengo de una zona conflictiva, pero lo de ayer clama el cielo, sabes sabía que escribirías y que lo harias como siempre con aire sublime, yo nunca me he sentido capaz de escribir sobre esto no encontraría las palabras justas, pero tu lo bordas querida, por eso y porque tengo una nueva sección pendiente, casi seguro que te recomendaré em mi rincón bloguero.

    Yo y mi pequeña familia hemos decidido desde ahora salir a todo lo que se convoque, esa panda de inutiles tiene que saber que estamos hartosssssssss de tanta incompetencia e injusticia

  4. Como soy medio gilipollas por no decir gilipollas completa, y no contenta con leer tu muy sentido post, he ido a ver las imágenes y he llorado, he llorado viéndolas, viendo como la policía cargaba contra la gente que sólo estaba sentada con las manos en alto, como se cebaban con un chaval al que arrastraban como a un toro muerto a toriles, como daban palos hasta en el cielo del paladar a una chica de rojo y se la llevaban detenida…. Volvemos a la época en la que nos quitaron también el derecho al pataleo…. Qué asco de País joder!!! en ocasiones como en esta, me avergüenzo de él.

  5. Por desgracia, mi humor esta mañana está como el tuyo y por la misma razón. El café se me atragantó escuchando a Soraya pavoneándose , viendo las imágenes de las cargas policiales, al camarero de la cafetería gritando a la policía que no entraran en su establecimiento, leyendo las declaraciones del gobierno sobre la “magnifica” actuación de las fuerzas del orden…mientras el señor de la barba se va reivindicar Gibraltar allende los mares…

    Vergüenza e impotencia es lo que me provocan “los representantes del pueblo”…espera, ¿de quien?.

  6. Es terrible el nivel de descaro y sinvergonzonería que se gastan los gobernantes. A veces pienso que en verdad se creen las cosas que dicen sobre ser representantes del pueblo y esas cosas. No se puede tener más cara.

    Es mamanatas quien se está papando todas las protestas porque siempre ha sido más perroflauta que yo y alguien tiene que quedarse con el guaje, pero cómo me gustaría estar allí.

    Lo que creo es que de tantas protestas, algún cántaro se romperá y pasará algo grave. Y ese algo grave tendrá consecuencias impredecibles. No tengo miedo, no me importaría que hubiera una revolución popular contra los grandes poderes autoblindados de este país. Que empiecen las secretarias! 😉

    1. Gracias por el comentario, mamanatas va a salir en la tele un día de estos, jejejeje, lo estoy viendo venir!
      Un abrazo y que no pase nada grave, o al menos que si pasa, sirva para algo…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s