Motivos para empezar bien el día (VIII): seguir respirando

Y si hace falta parar, para.

Y si hace falta llorar, llora.

Pero nunca dejes de respirar. Hondo, fuerte y que te llegue casi hasta los dedos de los pies.

Respira tan fuerte que se te salgan los pulmones del pecho.

Y sabrás que estás vivo.

6 comentarios en “Motivos para empezar bien el día (VIII): seguir respirando

  1. Mi querida Accidental,
    A mí el motivo me encanta; pero más de una vez no he parado, reprimiéndome las lágrimas y con la sensación de que se me iba el aire. Algunos lo llaman ansiedad, yo lo defino como aquella frase la mítica «Con ocho basta»; que decía «No exprimas más naranjas, si después tiras el zumo».
    Gracias por compartilo.
    Tuya,

  2. Hola, hermosa, muy folosófica te veo. Pero, desde luego, con más razón que un santo: lo de parara es uno de los grandes secretos para seguir algo cuerda por los derroteros vitales, y lo de llorar, un método de lo más sano para quedarte como nueva. Yo, el primero lo vengo practicando cada vez más, y del segundo, ya tengo la matrícula de honor. Y el caso es que me noto más ceurda cada vez…

    Besos grandes hasta tu retiro vacacional.

    1. Hola amiga:
      Tenemos conversación y café pendiente… para ponernos al día en lloros y parar un rato, verdad? No sé si estoy filosófica, lo que sé es que no puede ser de otra forma…
      un gran abrazo y vuelvo ya!!!

  3. Maraviloso poder de síntesis!: parar y llorar para poder seguir.
    Lo tomo como premisa para compartir un trocito de este que también es mi retiro vacacional.
    Saludos!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.