No me toques el Monte de Venus

Nunca me han gustado las listas. Sé que los gurús del marketing recomiendan escribir titulares con las 10 mejores cosas y blablablá, pero a mí es ver un listado enumerando cosas y ya me estoy sintiendo utilizada y cabreada.

Ahora, mi cabreo sube muchos, muchísimos enteros cuando veo esta barbaridad:

7 consejos para hacer adelgazar el pubis (monte de Venus)

Me cabreo tanto que hasta se me olvida la tontería del titular. Porque cómo diablos se puede escribir algo tan perjudicial, tan dañino…¿y encima le das a publicar? Me van a perdonar pero ¿nos hemos vuelto locos o qué?

Una cosa voy a deciros, editores de webs supuestamente femeninas, de revistas para mujeres, de páginas que en teoría enarboláis nuestra bandera buscando nuestro bienestar y para que nos encontremos mejor con nosotras mismas: a mi cobertura 4G pongo por testigo de que no entrará en mi casa una de vuestras publicaciones llenas de brillantinas y estereotipos, de imágenes dañinas y perversamente edulcoradas, porque lo que me habéis demostrado no es más que una sarta de sandeces y que, para echarme unas risas prefiero El Mundo Today. De que ni vosotros ni los medios de comunicación le venderéis a mi hija así como así vuestra estulticia y vuestros bancos de imágenes irreales, de American Apparel y de tallas 34, de dentaduras esmaltadas y brillantes, de miradas vacías y photoshopeadas. De que, cual sujetador en los setenta y cantando a gritos a Billy Joel, quemaré con violencia (si encuentro el único mechero que tenemos en casa) vuestro papel couché en el fregadero delante de mis hijos. De que destrozaré personalmente vuestras listas de cómo ser la mujer 10, de cómo prepararse para el verano con detox y cleansing a cual más absurdo y repelente, de cómo hacer feliz a tu pareja y estar siempre depilada y dispuesta, de cómo llegar relajada y sin gritar al fin de semana (tómate esa píldora, bitch), de cómo caber en unos jeans sin que se note tu Monte de Venus (WHAT THE FUCK?), de cómo ejercitarte para tener un thigh gap envidiable, de cómo tener el culo blanqueado y perfecto para la recepción del embajador, o de cómo tener los labios de nuestra vulva proporcionados y, por supuesto, simétricos….

Sexy bitch tu madre....
Sexy bitch tu madre….

Llevo mucho pasando por delante y mirando de reojo vuestra hilera en la tienda de la gasolinera o en el quiosco, vuestras portadas explosivas, brillantes, gritonas, estridentes, con bolsos XL para la piscina de regalo, o con muestras de rimmel para esas pestañas de infarto, con los morros repintados y vuestros copia-pega desde los ochenta, cuando yo sí me leía vuestras encuestas sobre cómo encontrar el hombre perfecto, cuando sí me frustraba por no llegar a tener nunca el armario de básicos para arrasar, y cada día os he ido mirando con más inquina, con más desprecio por la imagen de mujer (y de hombre) que nos habéis vendido desde que os conozco, y que seguís haciendo sin cortapisas, como un buque que varado hace tiempo sigue esparciendo el chapapote, la mierda negra, durante años y años, contaminando la mirada de las que os leen, en su mayoría niñas jóvenes.

Qué sí, que sí, que se os ha visto el plumero (porque no os lo habéis operado ehhhh) y conmigo, hasta aquí habéis llegado.

La mujer perfecta ha muerto. Y ya podéis ir corriendo o buscando algún regalo muy bueno para que os compren porque la mujer real, la que no llega a fin de mes y le da igual si se lleva el berenjena o que no hay que comer hidratos por la noche, no tiene el Monte de Venus para tonterías.

Advertisements

13 thoughts on “No me toques el Monte de Venus

  1. Madre mía lo del monte de Venus me ha dejado patitiesa. ¿Cómo se va a adelgazar de ahí? Y quién querría hacerlo aunque se pudiera?

    Tocas un tema que me preocupa desde que supe que mi primer bebé iba a ser niña… No sé cómo conseguiré mantenerla al margen de tanta gilipollez porque aunque la eduque como crea mejor, no sé cómo educarán otras madres a las niñas que en el futuro serán su pandilla. Y en esa época crucial en que escuchan más a sus amiguitas que a su madre, espero que no le metan tonterías en la cabeza.
    Ojalá consigamos educar a nuestras hijas en el sentido común, porque la sociedad no ayuda.

    1. Pues tengo la misma inquietud que tú, con ella y con él, aunque los niños no tengan, aparentemente tanta presión. Y aunque no puedo protegerla de todo, sí que pienso trabajar su autoestima para que sea fuerte y cuando vea estas estupideces piense como nosotras!

  2. Yo dejé de comprar revistas de esas porque ya me cansaban pero con esto de adelgazar el monte de venus ya se han pasado, la verdad… No saben qué inventar. Un besote!!!

  3. ¿Te puedes creer que una de las preguntas que me hicieron durante el embarazo es si notaba que me había engordado la susodicha parte? Vamos, con un bombo desmesurado y concienciándome acerca de lo que podría suponer la maternidad primeriza, no estaba yo precisamente para fijarme en los gramos de más que hubieran ido a parar ahí. Mi madre nunca me dejó leer revistas de estas de adolescente y ahora casi que me alegro.

    1. jjjj, calla que para mí una de las principales preocupaciones era ir depilada al hospital! En fin, nos queda mucho por aprender y por enseñar a la siguiente generación… Un beso!

  4. De verdad que esto es lo que nos faltaba, cuanta tontería junta. Desde luego que sí tenemos que reafirmar la autoestima de nuestras hijas para que no se crean tanta estupidez

  5. No me lo puedo creer. Bueno sí, la estulticia es infinita. Las ganas de vender, más.
    Efectivamente, lo que más me preocupa desde que supe que tendría hijas y no hijos, es librarlas de tanta tontería. Sobre todo por lo que habéis dicho. Aunque yo las mantenga al margen de la estupidez, sé que las madres de sus amigas no lo hacen. Y, francamente, me cuesta encontrar niñas cuya educación sea normal. Niñas a las que no les hayan metido por los ojos que lo mejor es ser la más popular, la más guapa, la que más cacha enseña. Si, lo digo bien alto. Lo normal escasea.

  6. Sinceramente me resbala, soy gran lectora pero no de revistas, ni me paro a leer los titulares.
    Y desde luego no me interesan los estereotipos de perfección, porque lo que es perfecto para mí no lo es para otros.
    Y respecto a mi hijo mis pretensiones son que sea sano, fuerte, feliz, bueno para sí mismo y si puede ser bueno para su entorno y para los que lo merezcan, para mí eso sería lo perfecto.
    No nos hemos vuelto locos, al menos, no todos, tranquila.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s