Ay, Mordor, qué será de ti…

Mordor está en Madrid
Sí, amigos, Mordor está en Madrid, junto a la M30…

Vivir en Mordor es una aventura, amigos. Ya de por sí, vivir en Madrid es peligroso. No respiramos aire sino humo y mala leche, nos pasamos el día corriendo de un lado al otro para llegar a tiempo a los sitios por inercia y las diferencias entre barrios ricos y pobres son tan alucinantes y dolorosas que da hasta asco. Aunque no creo que ninguna de estas características sean exclusivas de nuestra capital, yo las sufro en mis carnes cada día y lo llevo muy mal, a mi pesar.

Mordor, mi barrio… y el de cada día más orcos… (léase esto con acento del gran Matías Prat) es junto a otros gloriosos barrios de Madrid, un reducto de perdición y miserias. Yo le tengo cariño por lo que fue, pero no se puede negar que con la crisis esta asquerosa que nos han echado encima, el pobre Mordor ha tocado fondo. Lo ha perforado y ha llegado hasta Australia.

Está en el ambiente, se palpa. Y también en cuanto pisas la calle:

Las obras, con sus respectivos obreros y zanjas, que te cortan tu calle (así como las de paso) por un lado o por ambos, convirtiendo la tarea de sacar el coche, o volver a aparcarlo, en un milagrito de la Virgen de Lourdes o en un episodio de Humor Amarillo. La velocidad para desmantelar una calle es inversamente proporcional a la que emplean para arreglar los desaguisados causados por esas mismas obras. Y así, entre andamios, zanjas y obreritos con cascos, nos pasamos la vida.

Las casas abandonadas, porque Mordor está lleno de edificios centenarios y que se caen a trozos. Además de ser peligrosas en sí mismas se convierten en a)centro “ocupacional” para yonquis y amigos, con lo que eso supone para la seguridad de los vecinos, y que acaba siempre en redada+ventanas tapiadas, b) centro “ocupacional” para gatos pulgosillos a los que, inexplicablemente, un vecino al que tengo localizado, por cierto, se empeña en dar de comer lentejas, cocidos y latas de comida que se encarga muy amablemente de “depositar” en el descampado de al lado (los descampados, otros que tal bailan). Por supuesto, junto a los gatos, dada la diversión, acuden bichos de todos los tamaños y especies. Normal, el fiestón es la leche.

Cubos de la basura, o en su defecto y ausencia, basura desparramada por el suelo. En tan solo unas horas, junto a las cagadas perrunas, que para qué van a limpiar sus dueños con lo sucio que está ya todo, te puedes encontrar junto a tu puerta una tonelada de residuos orgánicos e inorgánicos (porque en Mordor no se recicla), una bañera desconchada pero aún enterita y que acabará en la casa de enfrente, un par de tablas de planchar con pegotes varios y los muebles completos de un salón con abuela incluída en su mecedora y tricotando.

No te molestes en llamar al 010 para que pongan más cubos porque como nuestras aceras tienen cerca de cinco centímetros de ancho y somos una calle pequeñita, no nos corresponde y nos toca recorrer el barrio buscando uno donde poder depositar nuestras bolsitas de basura como los zombies de Walking Dead en busca de carne fresca. Los cubos ahora son más preciados que el cobre, y aquí, que somos mucho de traficar, seguro que ya hay más de uno que se ha pasado al mercado “basuril”.

Y es que aquí es más que palpable aquello que comentaba con tanto gracejo la señora Miss Relaxing Cup of Coffee sobre cómo nos hemos acostumbrado a demasiada higiene y que obviamente no, no toca recoger todos los días la basura,por favor! Panda de limpios que sois unos quijocosos! Aquí en Mordor la quería yo ver viviendo a nuestra amiga bilingüe, a ver si se acostumbraba a la demasiada porquería que nos está comiendo, y por cuya recogida por cierto, seguimos pagando igual que cuando pasaban todos los días

– El movimiento kinki- cani- choni que a mí a veces me divierte por su idiosincrasia y su chandal como prenda de trabajo, pero que aquí confluye con muchas otras circunstancias sociales (inmigración, drogas, abandono escolar, cierre de centros de ayuda y atención, etc, etc) en choques violentos y escenas que podemos ver  todas las noches en el telediario de Antena 3. Cuando no es un tiroteo en casa de una traficante de setenta años, (que ya le vale a la señora a esos años), es una lucha de bandas, redadas en el chino de al lado, o el asesinato de una mujer por su marido borracho delante de sus cinco hijos.

Y no es algo que vea solo en el telediario. Está en la calle, en la casa de la esquina para ser más exactos, a unos pasos (sorteando bolsas de basura) de distancia de la mía, y donde viven veinte personas que, por cierto, meten una bulla de impresión durante todo el año porque tienen la estupenda y muy sana costumbre de celebrar fiestas cada dos o tres días y no sienten la necesidad de tener puertas y ventanas cerradas, ni aunque sea diciembre. Olé ellos y la madre que los alumbró…

También me apena enormemente el cierre de negocios de toda la vida, que sé que está ocurriendo en el resto de la ciudad, para sustituirlos de manera automática y casi por evolución tipo pokemon en a)locutorios abiertos a todas horas con redadas cada quince días b)peluquerías internacionales y temáticas, que abren todos los días del año, a todas horas, y con redadas cada diez días c)por supuesto los chinos en todas sus variedades, todo a leuro, bares, boutiques de moda, peluquerías con final feliz y fruterías, que abren a todas horas y con redadas cada semanita o así y d)tiendas abandonadas donde se acumula la mierda y donde muchos aprovechan para echar las bolsas de basura porque, señora Botella, ¡no hay cubos!

Y así podríamos seguir si esto en vez de un blog fuera una esquela, la del pobre Mordor…

Pero bueno, para que no nos quedemos con tanto mal sabor de boca,concluyo y os dejo con esta joyita que me he encontrado sobre el cine kinki, que salió de barrios como este, y que mis padres consumían igual que ahora se ve Gandía Shore ¿no?

¡Hasta la próxima!

Advertisements

14 thoughts on “Ay, Mordor, qué será de ti…

  1. Fíjate tu, que esto de estar en paro me ha hecho volver a recorrer las calles, intentando recuperar esos paseos que tanto me aliviaban la mente y, por qué no, el espíritu, y de todos ellos saque la misma conclusión: Madrid se cae a cachos. Se ha vuelto una ciudad sucia, triste, envejecida, huraña. Una ciudad a la que no dan ganas de salir, y que nada de parece a la que disfrutaba hace no muchos años.
    Y respecto a las basuras, no es que las paguemos igual que antes, sino que las pagamos doblemente por la tan querida tasa de basuras que nos han clavado, amén de tenerla ya incluida en otros impuestos.
    Una pena inmensa la que me produce ver una ciudad que llegó a ser tan grande y bonita convertida en algo tan decadente.
    Como siempre, gran reflexión la tuya.
    Besos casigatos.

  2. Y encima que Mordor toca fondo… vais vosotros y lo abandonáis en dos días. Perderá el glamour que le quedaba!!!

    Y por la basura pagamos mucho, lo mismo que cuando la recogían todos los días el año pasado, pero mucho más que cuando la recogían todos los días hace 3 años. Recordemos que la TASA DE BASURAS se la sacaron de la manga “desglosándola” del IBI, donde se cobraba por este servicio, pero manteniendo el importe de éste. Más cara que espalda.

    Volveremos alguna vez a ver el Madrid dinámico y vivo de hace años? Yo creo que Botella leyó en algún sitio lo de que “vuelven los 70” y lo tomó al pie de la letra.

    1. Lo de la tasa de basuras es demandable, en serio. Para lo que sirve podían haberla llamada la Tasa de Porque Yo lo Valgo, y serviría exactamente lo mismo. Para que esta panda de ladrones se llene los bolsillos mientras nosotros vivimos cada vez en peores barrios.
      Es que me enervo!!!
      Gracias por el comment amigo!

  3. La verdad es que se está empezando a ver todo mucho más decadente. Barrios que otrora eran señoriales y con solera, se están cayendo a cachos. Es una pena. Será que esta señora tiene razón y estamos demasiado mal acostumbrados a no vivir entre basura y delincuencia… Besotes.

  4. ¿Estás vacunada? ¿y los tuyos? Pero me refiero a vacunas caballunas contra todo, lo de aquí, de allí y del más pallá por si acaso, porque con ese panorama la cosa pinta fea 😦
    Aquí, en Barcelona, va a zonas también, de momento en nuestro barrio la cosa no está mal, sigue más o menos su curso. Pero por ejemplo en el pueblo donde viven mis padres, hay una zona en concreto que da auténtico asco, estoy segura de que eso no pasa un certificado de sanidad ni de coña, se ha denunciado mil veces y el ayuntamiento sigue prefiriendo invertir en otras cosas mucho más inútiles que en un servicio de limpieza decente.

    Muy fuertes las declaraciones de la Botella (bueno como siempre, cada vez que ladra se supera) en relación al “alto nivel de limpieza al que el madrileño medio está acostumbrado” y lo dice una tipa que necesita dos putos coches oficiales para ir a la peluquería, es que tiene cojones….es que me cabrea….sorry amiga.
    Ganas verte y comerte a besos!!!!

    1. Lo de ladra le va al pelo a esa mujer… Cada vez que la veo me pongo de mal humor, y no por ella, que también, sino por lo que están haciendo a esta ciudad… De pena.
      Ganazas de verte!!!!!!!!!!! Un besazo

  5. Ains amiga, así están los barrios, y aunque el mío se libra de alguna de las características de Mordor, las roza con mucha peligrosidad…es difícil encontrar un barrio decente acorde con la indecencia de sueldos que tenemos o la ausencia de ellos…
    En fin, tú, afortunada entre todas las mujeres, que en breve, pasarás a mejor barrio, con glamor, limpieza y vecinos de otro nivel…( no por ello, todos mejores personas, que los barrios como Mordor, también tienen buenos corazones…), 😉
    Besos mil

    1. jajajaja, amiga, Mordor vendrá conmigo y echaré mucho de menos muchos de sus encantos, que los tiene a pesar de todo. Pero lo de ver el cielo al mirar por la ventana… uf, lo pienso y me dan hasta escalofríos! Además, por fin podremos quedar a comer como dios manda en mi casa, al fin cabremos todos en nuestra mansión! jajajajaja
      Un besazo guapa!

  6. Ni te cuento el estado en que tienen los parques en mi barrio… vergüenza es poco! Yo he puesto tantas quejas al Ayuntamiento que creo que meten mi nombre en el ordenador y les salgo ya en fosforito o con un simbolito de “veneno malo, malo”.
    Pero maja ya te queda poco en Mordor… me hace ilusión que ahora seremos medio vecinas, aunque yo seré la vecina pobre jijijiji
    Un besillo

    1. Ya va quedando menos, sí! Y lo de ser medio vecinas me encanta! Lo mismo así me enseñas un poco de tu habilidad artesanal, que falta me hace!
      Eso sí, lo de vecina pobre tendríamos que verlo, seguro que te sorprenderías, jajajajajjajaja
      Un besito!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s