Te falta un papel, mindundi….

Creo que ya he dejado meridianamente claro que para mí el Inem es el purgatorio y que antes prefiero escaldarme viva mientras escucho una y otra vez la música de Paquirrín a todo meter que tener que volver a pasarme por ahí, pudiendo evitarlo.

Pero hoy, que no me ha quedado otra que dejarme ver por allí, me reitero, una vez más, en que no sólo el Instituto Nacional de Empleo, sino todas y cada una de las oficinas por las que tienes que peregrinar con gesto gris y cada vez más deprimido con una carpetilla de gomas raídas, son el puritito infierno en vida, y que sí, que es probable que nos los hayamos ganado por matar focas en el Ártico, comernos a las vacas y los cerditos y por inventar la Eurovisión. Ah, y por escuchar reggeaton. Por eso también.

Porque ya puedes ir de todo el buen humor que quieras. Puedes haberte leído ocho veces El secreto ese, puedes haber desayunado All Bran a tope y tener el cólon más limpio que la patena. Da igual lo bien que te vaya la vida y lo mucho que practiques el sexo en varias y diferentes posturas, no te afanes por recordarlo, porque en el momento en el que entras por esa puerta, la única postura que te vendrá a la cabeza será la más “porculera”, y mientras ves los paneles con numeritos por todas partes y gente buscando mesas y funcionarios libres como quien busca su talla de bragas en el mercadillo, la misera se instala en tu interior y ahí se quedará durante unas cuantas horas.

Porque tú vas muy preparada, y además es muy fácil, piensas. Llevas tu carpetilla dispuesta a disparar papelajos por doquier: el parte A de la doctora “lisensiada”, el certificado B expedido por el Ministerio tal, el noséqué C sellado por el Inspector de Magia y Hechizos, etc… Pero, ahhhhhhh, todo eso da igual. Cuando por fin sale tu número y te arrastras bamboleándote con esta panza que hace temblar el suelo de plaquetas plastificadas, la funcionaria te escudriña por encima de sus gafas de montura dorada y del año 56, y cuales pistoleros preparados para el duelo, empezáis una y otra a soltaros sobre la mesa documentos como balas emponzoñadas… DNI, papel A, papel B, papel C… Vas bien, lo estás consiguiendo, lo que te pide lo tienes, empiezas a pensar que esta vez va a ser sencillo e indoloro… Hasta que, ¡oh noooooooooooooooooo! de repente, llega ese momento terrible en el que se para, sonríe la muy ladina, que lo ves tú, y te dice:

– Y esto, ¿quién te lo ha dado? [Silencio sepulcral y antinatural, de esos en los que en una peli sabes que va a pasar algo muy malo y alguien va a morir entre vómitos de sangre y muchas vísceras…]

– Pues, la doctora… [Me quiero morir, me quiero morir, me quiero meter debajo de esta mesa destartalada, si quepo, y dejarme morir en silencio junto al potos artificial…]

– Pues este papel no te vale. Y además, te falta este otro. Tienes que irte hoy mismo al…. [quinto coño, escuchas ya desde la lejanía, mientras te hundes en tu silla y el mundo se acaba].

Siempre es lo mismo. Una vez que te suelta la bomba devastadora, se levanta para consultar, no vaya a ser que después de todo, tu mierdecilla de papel sirva para algo.

Mientras, te deja inmersa en la más absoluta desesperación pensando en cuándo te van a dar cita para eso y cuántos otros papeles te van a hacer falta para pedir ese otro trámite para pedir la cita para pedir el otro papel. Y en esas que las lágrimas comienzan a rodas por tus mejillas de hormona con patas, que la amiga de Satán (con todos los respetos) vuelve, se sienta sin dirigirte la palabra y empieza a teclear furiosamente en el teclado de ese ordenador con sistema MS-DOS, te vuelve a pedir otra vez uno a uno los tropecientos papeles de antes, te los sella sin decir ni mu, y te despacha dejándote con la sensación de que al final sí que lo has logrado, pero con las lágrimas aún cayéndote a donde cae todo en estos momentos, a la barriga.

Y con esas, sin mirar atrás, sales por patas preguntándote si al final la gestión ha salido bien o no, y con ganas nada más de irte a casa a llorar con tu madre, o debajo de la manta en su defecto, a esconderte de la burocracia, de los papeles que te faltan y de esas rutinas alienantes que te hacen querer ser un ser tan simple como las amebas. O también comprarte una cartera Aluma en la teletienda, que por lo que parece te convierte en alguien mucho más feliz, ¿no?

Advertisements

31 thoughts on “Te falta un papel, mindundi….

      1. Menos mal…que si no iba yo contratada como tu sicaria a darle en toda la cara que como le hace eso a una mujercita en pleno estado de esperanza ajajaj un besote

  1. Cuánta razón tienes, si quieres que un día perfecto se convierta en un autentica merda (suena así mas fino?!), date un paseo para hacer algún tipo de papeleo.
    El mes que viene me toca ir a Hacienda, otro bonito lugar donde alegrarte la mañana, y supongo que saldré llorando como el año pasado, todavía siento un dolor punzante en el pecho desde mi última visita y es que la herida se abre de tanto en tanto…
    Ánimo guapi, a ver si de la próxima lo tienes todo y puedes zanjar el tema..y encima no poder ni tomarte ni un copazo, si que es dura la vida, a veces… 🙂

  2. Dios mío cómo te entiendo… El lunes fui a pedirle un permiso de trabajo a la chica rumana que trabaja en mi casa. He tardado 10 días en conseguir todos los papeles que había que entregar, mi marido tuvo que encargarse de llevar a los niños al cole para que yo pudiese hacer la gestión. Tardé una hora en llegar a la oficina en cuestión, otra horita que me tragué de cola hasta que me tocó. “¿Trabaja 40h/semana?”. Las primeras palabras de la bruja piruja de detrás de la mesa. “Pues no, sólo 12”. Las mías, y ya acojonada porque la veía venir. “Pues te falta un contrato, seguro”. Me dice la cabr..na sin haberse digando a mirar ni uno solo de los 200 papelotes que llevaba en una fundita de plástico. “Traigo su contrato de trabajo”. Le digo bajito. “Pues te faltará otro”. Insiste. “Si no tiene más contratos ¿qué contrato me falta?”. Y sin inmutarse me contesta: “Es que aquí no damos información”. Empiezo a ponerme nerviosa. “Si llamé por teléfono y me dijeron lo que necesitaba”. “Pues te lo habrán dicho mal. el siguiente…”. ¿¿¿¿QUÉEE????.
    Dos minutos estuve sentada en la silla. Y no sólo no te informan sino que para que alguien lo haga, tienes que pedir cita por internet e ir personalmente a otra oficina que está todavía más lejos de mi casa. Todo surrealista. Los odio.

    1. Uyyyyyy, que mala pécora la bruja esa… si yo no es por odiar, pero es que qué necesidad hay de hacernos sufrir así??? Suerte con el permiso de trabajo, solo puedo decirte eso (y que no lleves armas la próxima vez, por si acaso)
      Un saludo!!

  3. Ay señoryavemariapurísima, ¿por qué será que siempre es la misma historia?
    Por norma general da igual que la oficina en cuestión sea el INEM, que Hacienda o cualquier otra institución burocrática cuyos empleados se creen seres divinos por encima del mal y del bien (ojo, que estoy generalizando y seguramente excepciones haylas, no vaya a ser que alguno de tus lectores trabaje en alguna de ellas y se me mosquée), pero casi siempre el INEM se lleva la palma. ¿Cuándo aprenderán a tener un poquito de humanidad? ¡Que no cuesta tanto, señores! Y a lo mejor así se van ustedes con la satisfacción personal de haber hecho, aunque solo sea por un día, ula vida un “pelín” más fácil a las personas…
    El otro día me pasé por mi Ayuntamiento a solicitar la firma digital, y el individuo que me atendió me pidió el DNI para hacer unas comprobaciones (todo esto con una poker face que te cagas, claro), y al terminar va y me lanza el DNI como si fuera un frisbi.

    ¡Ánimo linda! Quien ríe el último ríe mejor 😉

    1. ¿Y no lo cogiste con la boca así a lo perrillo? jjjjj, la verdad es que no veo la hora de perderles de vista for ever, aunque eso es una utopía en esta nuestra recesión…
      Gracias guapa!

  4. mujer, hay que tener piedad de esta gente que trabaja en ministerios, inems y organismos públicos varios, que bastante tienen los pobrecitos con aguantar un trabajo tedioso y recibirnos a nosotros, nuestras penas y nuestros papeles…

    tienes mucha muchísima razón, yo al paro fui el otro día sudando, pensando que me iban a hacer un “acompañamiento personalizado”, y la tipa pasó de mi tres cuartos, me preguntó que de qué quería trabajar, tecleó en el ordenador y me dijo “pues de eso no hay nada”, y con esas me dió los buenos días y me cerró la puerta….

    al final nos tendremos que comprar la billetera esa, o la camiseta sujetador, oye, que lo mismo nos apaña más en nuestras circunstancias no?
    un besazo

    1. Jjjjjj, pues el sujetador ese con el que no se te sale media teta tiene pinta de solucionarme todos los problemas. Ese y la Aluma roja y azul metalizado, vamos, el pack completo, kit de loser total, jejejeje
      Un besazo fuerte gabacha!

  5. Hija por el Santo Creador… pero al final ya lo tienes todo “apañadito” no? Esto que cuentas del INEM, me pasa a mí a diario … pero en el curro… la leche, son más funcionarios que los funcionarios, el papel rosa, la copia verde, el formulario M2, el OK de los gnomos, la autorización del CFO de extramuros, y el VºBº del de mantenimiento….. y eso que lo que estaba solicitando era sólo que repusiera “alguien” el papel higiénico del baño de Señoras 

    1. Que te crees tú eso, aún me queda mañana ir a otro santo sitio a peregrinar y a ver mundo… que te creías tú que era tan fácil… en una de estas me pongo de parto allí mismo y salimos en el Gente de mañana, ya verás…jejeje, si trabajas en un ministerio eres lo más!!! Tienes que dar testimonio, como servicio a la comunidad, que lo sepas…
      un abrazo!

  6. Ey, con la cartera Aluma no te metas, que gracias a ella ya no vas a tener que llevar los billetes sujetos con clips (XDDDDDDDD). Pobrecica mía, si es que cada vez que pienso en esas cosas me acuerdo de las 12 pruebas de Asterix… ¿Ya lo tienes por lo menos???? ¿todo???? ¿Ya puedes parir en paz????

    1. No, mari, no lo tengo todo, faltaría más… es la regla de los trámites que podrían ser fáciles y no lo son: todo lo que se pueda hacer en un día, tendrá que hacerse en dos.
      Un besote

  7. Oh, siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!! Este es el post que siempre hubiera querido escribir. Tu tenías barriga y puede que colara…yo tuve que volver dos veces más. Y la última lloré como una niña que pierde a su madre en medio del carrefour de alcobendas y no sabe qué más hacer o cuántos jamones regalar!

    jajajajajaj…un ole y diez más por ese pedazo de post que refleja la realidad TAL CUAL!!!!! Impecable! No le sobra un adjetivo…

    Besos, Lady Pregnator…cuánto te queda??????

    1. Gracias, amiga de delantera privilegiada. Aun me quedan unas semanicas, las que la criatura quiera, jejeje, pero vamos, un par de días más como hoy y mañana me veo ahí en el expulsivo, acordándome del Inem en cada contracción… ya ves…
      Un besazo guapa

  8. Bueno, diré que he trabajado en los dos ámbitos, el privado y el público y aseguro haber visto lo mismo en los dos: al eficiente, al trabajador, al listo, al enterao, al fantasma, al resolutivo, al pasa marrones, al gandul (en la privada era el primo de alguien, pero igualmente perenne), a la maripuri…hay de todo como en todos los sitios.
    Dicho esto, pienso lo mismo que tú, las oficinas del INEM son odiosas (por todo lo que implica) y he reconocido al instante la sensación que describías…

    En cuanto a la cartera Aluma, qué de cualidades, estoy por comprármela para tirarla al paso de un camión y ver si sale ilesa…

    1. Sí, yo tb he dado en alguna ocasión con gente maja, los milagros existen, pero en sí el trámite es el infierno total…
      Oye, la cartera Aluma resiste hasta un atropello, eso dicen, estoy por pillarla ya mismo que me mandan los dos colores!!!!
      Un abrazo!

  9. Buenísimo, amiga, me he reído en siete u ocho ocasiones a carcajada limpia. Qué maligno es esto de reírse del dolor ajeno, oye, pero es que lo has contao con un gracejo que para qué. La burocracia es una caca de vaca y es ella y sólo ella la culpable de nuestra procrastinación. Yo llevo seis meses intentando mover los papeles del coche de Madrid a la pedanía en la que vivo y cada vez que llamo al ayuntamiento me tengo que tomar un lexatín. Algún día lo conseguiré definitivamente me encarcelarán. Entonces os escribiré cartas desde mi celda, tan pichi, oye.
    Un beso, hormona con patas.

    1. Muchas gracias amiga madre, yo creo que lo malo de esto es que siempre vamos solos a estas cosas. Otro gallo nos cantaría si nos hiciéramos fuertes yendo de tres en tres a enfrentarnos con las autoridades… Otro beso para ti, hormonado, of course, como toda yo 🙂

  10. Y mientras tanto, te entretienes en ver los pósters raídos de animalitos que suelen tener mal pegados por ahí… y piensas ¡coño! Esta gente en el fondo tuvo que tener sentimientos en algún momento. O peor, ves las fotos de sus hijos, o los dibujitos desteñidos que hicieron hace 5 años (o 25) y lo sientes mucho por todos ellos.
    Siento que te haya tocado hoy… el “vuelva vd. mañana” nunca pasa de moda.
    Un beso y ánimo!!

    1. Muchas gracias, madre del gremlin, a todos nos llega ese día, y si te pilla bajo de defensas o recién parida, como será en un mes, la tragedia está servida, jajajajaja
      un besote!

  11. Siempre pasa igual. Tienen como un placer perverso en hacerte creer que lo que les has llevado no vale para nada y luego adoptan una actitud condescendiente y te completan el trámite igual. Evidentemente, lo que llevaste valía y lo único que pretendía la susodicha es que le besases los anillos presa de la emoción ante su magnanimidad. Si no valiesen, ya te digo yo que no te los coge. Un besote!!

    1. Yo opino igual, en el despacho ese al que entró una voz suprema le dijo que servía, a lo diez mandamientos y el mensaje celestial, y por eso me lo cogió… que si no, me manda tan pichi a tomar viento fresco…
      Muchas gracias, un besote!!

  12. Yo tengo que decir que en pocas ocasiones me he sentido “maltratado” por funcionarios y en la mayor parte de las ocasiones tampoco he visto mucho ocioso por ahí. Sé que los hay, pero los de “cara al público” aparentan bastante actividad. Eso sí, la sensación de que te va a faltar alguna cosa y que pierdes la mañana para nada, no te la quita nadie. Ahí sí que es verdad que ellos colaboran tal como lo describes: miradas de desaprobación, gestos cansinos, silencios incómodos acompañados de leves gruñidos, tecleos sin decirte lo que está haciendo… lo has descrito magistralmente.

    La cosa es que al final saliste con el tema resuelto a pesar de que teóricamente no estaba todo OK. Piensa en positivo! Yo creo que el principal problema que tienen es lo repetitivo y poco motivante de su trabajo, acompañado de que llevan varios años en los que parece que son los culpables de que el país se vaya a la mierda. Que si son muchos, que si hay que recortarles el sueldo… una vergüenza auténtica.

    1. Pues no sé si estaba ok o no, la verdad, amigo paparracho, porque para mí que si no estaba ok se quedaba tan pancha mandándome a casa.
      Aunque hoy, la que me ha tocado en el INSS ha sido súper amable, y aunque me quería mandar a casa y que volviera otro día, al final me ha dejado rellenar los papeles en una mesita al lado de la suya y entregarlos hoy. Así que más maja que las pesetas.
      Un abrazo!

  13. Di que sí llorales y a moco tendido, es una pasada lo exigentes que pueden llegar a ser con los papeles por no decir porculeros, a veces te da la sensación que estan como tu dices esperando el duelo para ir pidiendo hasta llegar al punto “g” que es el que te falta, y dejarte sin orgamos, es decir son unos calenta……Bueno nea, asnimo, y por cierto como siempre fantástico post.
    Ahh y menos mal que no fuiste a por el papelito que decia ella, porque para colmo luego alguna pega le encotraría tb a ese, o se inventarían otro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s