Periodismo tocado y hundido

Acabo de ver las imágenes en exclusiva que El Mundo ha publicado sobre la repugnante intervención del viernes pasado en el programa de Ana Rosa Quintana de la mujer de Santiago Del Valle, intervención en la que, “por sorpresa”, este personaje incalificable rompió a llorar y declaró la culpabilidad de su marido ante las cámaras. Una culpabilidad que había negado ante el juez durante el juicio. Una culpabilidad que por otro lado su esposo llevaba escrita en la frente. Pero eso es lo de menos ahora. Porque el circo se alimenta de estos giros sorprendentes. Las fieras carroñeras en el plató se lanzan sin dudarlo a la carnaza, despedazando sin el más mínimo atisbo de conciencia, la poca, escasa o nula credibilidad que queda del periodismo televisivo, del circo de los horrores televisivo al que nos tienen ya acostumbrados.

Sin haber visto estas imágenes ya me pareció obscena aquella escena en directo. Cuando en medio del cotilleo y la frivolidad se levantan de un salto, enseñando eso sí las medias de dragones bien para que se vea lo moderna y estilosa que es una, y se plantan en la mesa de “las cosas serias”, como quien se quita el chándal y se pone el vestido de Armani. La misma porquería con otros apellidos. Y así, como quien narra la pasarela Cibeles, conectan con la llorosa esposa del asesino. Y así empieza el espectáculo, el teatrillo de títeres, en el que el espectador, incrédulo, ha de contener el vómito ante tal demostración de basura.

Y ahora, para aumentar la ya de por sí ingente indignación, contemplo con estupor (aunque tristemente, no el suficiente) cómo estaba todo preparado. Como habían estado todo el día con la señora, pagándole el hotelito, llevándola al bar a tomarse el cafelín, impidiendo que hablase con otras cadenas, grabando sus desmayos, sus balbuceos incoherentes, sus confesión entre lloros de cómo habían destrozado la vida de una familia, guardándose como lobas en celo la exclusiva, con los colmillos fuera ante cualquiera que dignase acercarse. Y mientras en plató actuaban con semidignidad, intentando darle a ese despropósito una patina de profesionalidad abrillantada, un barniz ético muy poco defendible, detrás de la cámara, casi podían oírse esas manos frotándose con satisfacción jubilosa. Qué asco.

Ya pueden decir misa para defenderse de esto. Ya pueden acusar a la productora, a la reportera, a la portera, al taxista, o incluso al público por aguantar y ser cómplice de semejante truño. Ya podéis buscar las vueltas. Porque esto se acaba.

Y el barco se hunde, con AR, con ER, o con la madre que los trajo.

El invierno vendrá, casi en primavera

Reconozco mi profunda admiración y respeto por George R. R. Martin. Este buen hombre me está regalando algunos de los mejores momentos ilustrados de los últimos tiempos. Y es que la saga de “Canción de Fuego y Hielo” es de esas lecturas que cuando das por terminada es como si despidieras a alguien de la familia, has pasado tantas horas viviendo y sufriendo con y por ellos, conoces sus fortalezas y sus debilidades… Y todo ello con una narración ágil, bestia diría yo, y mucho más terrenal ,y sucia, que algunas de las obras de fantasía más conocidas, como “El Señor de los Anillos”, en la que Tolkien consiguió no solo plasmar con belleza una epopeya de culto, sino también recrear un universo bastante más complejo y elaborado, y por ello también mucho más denso y duro.

No podría elegir entre una y otra, entre otras cosas porque la de Martin todavía está incompleta (tiene a medio mundo salivando a la espera de que consiga terminar la saga, todavía le faltan tres de las siete proyectadas). Pero desde luego en cuestión de sensaciones, la de éste último es mucho menos poética, menos compleja en sus descripciones, menos historiada. Pero lo que pierde como obra de referencia de la literatura universal, lo gana como aventura trepidante, como retrato de las emociones humanas, con unos caracteres fuertes, de contrastes salvajes, de diálogos rápidos y punzantes, y en los que no hay lugar para mucha poesía y sí para mucha sangre.

Dicho esto, espero con “ansia viva” el estreno de “Game of Thrones” el 17 de abril en HBO, una cadena norteamericana que me ha reportado más que alegrías durante el último año: Mad Men y Rubicon son dos obras maestras en dosis exquisitas de 40 minutos que han compensando con creces mi escasez de tiempo y de ganas para vez películas de dos horas del tirón.

Por ahora me conformo con las “promo” que van soltando como anticipo y en los que podemos ir conociendo el casting, del cual a día de hoy tan solo tengo un pero: la elección de Sean Ben como Eddard Stark, el patriarca de los “lobos del norte”, no sé aún si me parece acertada o no. No dejo de verle como Boromir. Y no sé si eso es o no recomendable, precisamente por los paralelismos épicos de ambas historias. Cierto es que estos dos personajes no tienen nada en común, por lo que quizás sea una buena oportunidad para este actor para demostrar que puede superar estas expectativas. Lo veremos.

Y solo confío, y rezo, para que en este trasvase a la pequeña pantalla sus responsables sean fieles a la historia, que lo merece, y no sacrifiquen ni tramas del libro ni personajes en pos de la espectacularidad o, peor, de la audiencia, como ha pasado con The Walking Dead donde la invención de hilos argumentales mucho más “sentimentaloides” y de personajes salidos de la nada (y no quiero hablar de cierta residencia de ancianos porque me enciendo) me obliga a plantearme si cualquier parecido con los cómics en los que en teoría se basan no será más que pura casualidad.

Por dios, que llegue ya el invierno, y que cuando lo haga, sea en condiciones, porque en esto sí que HBO se la juega. No están revisando cualquier panfleto polvoriento de una biblioteca escondida, sino una de las obras más leídas de los últimos años, una de las imprescindibles para los amantes de la literatura fantástica. Todo un reto.