Nana desencantada

No pasa nada por no tener la vida perfecta, hijos míos.

Aunque, a vuestro alrededor, veáis muchos anuncios llenos de brillo y blancas sonrisas, de ropa limpia y coches grandes, aunque quieran venderos por todos lados que eso existe y que funciona, hacedme caso a mí que soy quien más os quiere en el mundo.

La vida perfecta no existe. Y esos anuncios son mentira.

Tendréis malos días. Y días muy malos. Y días en los que querréis moriros. En los que buscaréis consuelo sin saber dónde hallarlo. En los que la paciencia con la vida se os quedará corta. En los que no sabréis qué camino elegir. En los que nosotros no estaremos.

Pero al día siguiente saldrá el sol de nuevo. Es lo único perfecto de todo esto. Esta es la única certeza.

No creáis en el amor de las películas. El de verdad es duro y áspero y hay que escalarlo como una de las paredes de los parques por las que os gusta trepar. Para volver a bajar y subir. Una y otra vez. Para caeros y haceros daño. Y levantaros de nuevo.

Porque la vida es muy imperfecta. Y está llena de malos momentos. De crisis. Y de decepciones.

No creáis en las promesas de éxito asegurado. En las dietas de adelgazamiento exprés ni en las galletas light. En los que te digan “cariño” sin apenas conocerte. En los apretones de manos blanditos. En los planes de pensiones. En los besos al aire. En la Comic Sans. En aquellos que nunca se equivoquen y mucho menos en los que nunca lo reconozcan.

Y ¿sabéis qué? No necesitais tener un cuerpo de escándalo para sentiros bien. Ni ser los más listos de la clase. Ni tener el mejor coche. Ni el último bolso de la temporada. O hacer la mejor marca en atletismo. No os pongáis más presión de la necesaria por “ser buenos” sino por hacer las cosas bien. Haced las cosas bien, aunque os duela.

Porque el karma, o Dios, o La Fuerza, o aquello en lo que queráis creer puede funcionar o no, pero vosotros debéis seguir luchando.

Pero no luchéis por una vida perfecta. Porque el vals se acaba y solo te quedará el placer de haber bailado.

Advertisements

16 thoughts on “Nana desencantada

  1. ¡Ahhhhhh…! Es ponerme tu playlist, chica… ¡Y entrarme un cosquilleo…! Que no puedo sino parar el mundo unos minutos. Tus gustos son tan hermosos como las canciones que nos regalas en la ventanita negra. Es como un bombón elegido al azar, que no sabes a qué sabe, pero lo que sabes es que te va a encantar el sabor, sea cual sea.

    ¡Qué difícil es no creer, cuando son legión, invirtiendo ingentes cantidades de esfuerzo y recursos en hacernos creer, precisamente! ¿Seremos capaces de mantener la serenidad y el norte en nuestra brújula, para hacer ver a nuestras pequeñas descendencias la verdad tras el velo…? ¿Serán los cimientos de nuestro propio edificio lo suficientemente firmes…? Supongo que aunque la tarea sea hercúlea, no queda más que intentarlo, pese a que poca gente escarmentó en cabeza ajena, me temo…

    Bueno… Que no nos falte ni nos quiten la voluntad. 😉

    1. Podemos parar el mundo un buen rato compañero, porque para eso está la música… para salvarnos y para darnos alas…
      Hablemos mucho, contemos las cosas feas y las bonitas, no dejemos nada para cuando no estemos, donemos nuestras historias a la ciencia… seguro que al menos nuestros hijos sabrán que hemos bailado mientras hemos podido!!!

  2. Precioso y muy cierto!! Aunque la vida sea dura siempre amanece de nuevo, cada día tenemos una nueva oportunidad y eso es lo importante: no rendirse.
    Me ha encantado.
    Un besazo!!!

  3. Me ha encantado todo… ¿Porqué no podemos decirles esas cosas? Parece que somos malxs si les decimos las posibilidades reales de la vida a estos que nos sustituirán en vivencias futuras, a estos pequeños frutos de nuestras…¿mentiras? no, yo tampoco pinto el mundo de falsas promesas… “si se ha perdido el perro, cariño, y no vuelve, y era viejito, y nunca se había ido de casa, mi cielo, quizás simplemente se ha ido a morir, lejos de ti, para estar a solas, para no hacerte sufrir. Pero, quizás no vuelva, o quizás si…” Esta situación se ha dado, y no he podido mentirle , llenándole de esperanzas, porque sabía que no volvería… y aún ella con lágrimas en los ojos,… yo le dije aquello que podría ser, y eso que se repite mucho de.. “la vida es así, nadie es eterno en este mundo..”

    Me encantan tus reflexiones, cuando tengo ratitos para leer 🙂 gracias!

    1. Muchas gracias Mónica!!! Creo que nos esforzamos por mantener una magia que existe, pero que hay que saber ver en lo cotidiano, sin necesidad de inventarnos un mundo irreal… Pero bueno, es un punto de vista, jj, no todos lo verán igual 🙂
      Un abrazo y gracias por leerme y comentar!!

  4. Me ha encantado, me ha conmovido… mucha sabiduría concentrada, enhorabuena y gracias 🙂

  5. Como siempre dando una pincelada de cordura a esta vida de locura.
    Totalmente de acuerdo contigo en este tema ¿por qué la gente es tan reacia a decir las cosas como son? ¿Por qué te hacen creer lo que no es, solo por su miedo a la verdad?
    Si me dejaran elegir, sin duda me quedo con “cariño, la vida es así de bonita y de fea a la vez, pero no te preocupes porque yo estoy aquí para ayudarte a afrontarla y enseñarte a vivirla cuando, inevitablemente, me haya marchado”

    Como siempre, no defraudas amiga.

    Un besazo!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s