Banda sonora de ausencias

Pocas cosas te pueden reconfortar cuando has perdido a un ser querido. Pero una de las que más me ayudó fue, sin duda, la música.
Hoy, y recordando otras ausencias más recientes, parece inevitable que la música vuelva en forma de calmante supervitaminado.

Éste de Yann Tiersen no es triste, por lo menos no me lo parece. Pero me hace sentir mejor ese ritmo métrico tan marcado, la voz de Dominique A que siempre es un placer, y la mano de Yann Tiersen moviendo la batuta.

«Fanfarlo», descubriendo que el nombre engaña

Esto de las asociaciones de ideas, que es muy peligroso, y el caso es que la primera vez que leí el nombre de este grupo no sé porqué me sonó a una mezcla de progressive con trompetas…

Pero¡ah!, benditas sorpresas que nos da la vida, qué seríamos sin estos estados de incertidumbre. Yo me hubiera perdido la magnífica ocasión de descubrir a este grupo londinense, otro pequeño tesoro musical. Ah, qué placer estar equivocada y darme de bruces con temas tan elegantes y tan… tan… ¡tan bonitos!

Acaban de sacar su álbum de debut y ya tienen en mí un nuevo fan hasta el segundo, si es que hay. Si no, no pasa nada, esta joyita  llamada «Reservoir» ya es mía y sólo mía para ayudarme a pasar este invierno con más paz espiritual. No hay nada como una banda sonora de excepción mientras te están pisando y empujando sin piedad en los vagones de un metro cualquiera…

¡Gracias Fanfarlo! No me gustó nada vuestro nombre, pero afortunadamente los nombres engañan…

Errores afortunados

Estaba ahí ocupada buscando mi blip, cuando he ido a parar, no sé ni cómo ni porqué a Venuspluton, al último disco de los inconmesurables, pero a veces algo cansinos, Massive Attack. Heligoland, ni más ni menos.

Ganas le tengo, sí, y lo que he oído so far es realmente bueno. Me he quedado absolutamente prendada, que buena palabra, de Paradise Circus, cuyo vídeo, dirigido por Toby Day,  es todo un manual de porno (qué escándalo!). Obviando la calidad sonora, el vídeo-documental es genial, ver a esta señora (eXtrella del porno de los 70) , con sus canas, hablando de lo mucho que le gustaba estar delante de la cámara, es… impresionante.