El sexo versus la maternidad reciente

Me sugieren las amigas de Femxy, así como quien no quiere la cosa que, tal vez, a lo mejor, por qué no, sería interesante que escribiera sobre el sexo justo tras la maternidad…

¿De qué?- Le contesto a gritos como si tuviera la trompetilla adosada al pabellón auditivo.

¡De sexo! ¡Abuela!-

Ahhhhh… De sexo… – Y me repito a mí misma la palabrita como los protas de Bitelchus, a ver si a la tercera se me aparece el fantasma del sexo de las navidades pasadas, o mejor, ¡el de antes de los dos partos y dos criaturas pañaleras!

Ay (suspiro prolongado) ¡el sexo! ¡Qué gratos recuerdos! Pero, ¿cómo?, ¿aún te acuerdas de lo que es eso? Me digo, asombrada a mí misma… Pues sí, por las pelis, sobre todo.

Y puede que sea algo personal e intransferible, como el PIN del móvil. Pero, salvo honrosas excepciones, envidiadas y muy contadas, las madres recientes que me rodean, con hijos de tiernas edades, viven o mejor dicho, se arrastran por jornadas maratonianas con trabajos hiperexigentes, fuera y dentro de casa, organizando a duras penas la leonera en que se convierten los hogares, ir y venir entre colegios, guarderías, clases de pregimnasia o predeporte o pre-algo pero cánsame mucho al niño, hacer compras, preparar comidas medianamente equilibradas, y todo esto, actualizando el blog,el twitter, el facebook , y contarle a las amigas del whatsapp lo que te ha dicho la borde de la pescadera mientras se tiende la tercera colada del día. Todo eso con uno, dos o hasta tres criaturas vociferantes, babeantes, cuando no también lactantes, exprimiendo tus energías, tus ganas y la alegría de vivir en partes iguales…

Y claro, tras días más largos que la huelga de Telemadrid, cuando llegas a la cama parece que oyes cantos celestiales desde tu almohada y sientes el mismo entusiasmo al meter tus huesos bajo el edredón que si hubieras llegado a la meta la primerita tras correr un maratón de esos que ganan solo etíopes y gente muy, muy delgada. ¡Has sobrevivido otro día más! Y además ¿quién sabe cuántas horas dormirás?

Así que, con este panorama, amigos míos, ¿en qué dichoso momento de la frenética agenda de una madre de tiernos infantes incluimos con calzador el tan deseado kit-kat sexual?

Porque claro que es deseado, que nadie se asuste. Lo tenemos en la mente, nos acordamos de él, y pensamos que, en algún momento, de una manera o de otra, como las oscuras golondrinas, volverá.

Y sabemos que es verdad, que vuelve, porque después del primer hijo, tras el tiempo necesario para que el cuerpo y las hormonas vuelvan a su sitio, el sexo vuelve a instalarse en tu vida, más o menos como antes, o incluso mejor.

Y tras el segundo hijo, igual que confías ciegamente en que bajará

 la prima de riesgo algún día, también confías en las posibilidades de que, en algún maravilloso momento, vuelvas a sentirse sexy y deseada y a conseguir ir depilada un mes seguido. Y que recuperarás las ganas y la líbido, y que no te sentirás dentro de un cuerpo que no reconoces, agotado, exhausto, nada tonificado y totalmente entregado (y devoto) a ese nuevo ser que te reclama día y noche como si no hubiera un mañana (acertaron, ese ser no es el santo respectivo…)

Todas sabemos (o rezamos para que pase) que el momento achuchado pasará. Que los bebés crecen y empiezan a echarse siestas de dos horas, al menos. Que pronto podrás dejarlos con tus suegros sin tener que programar las agendas de media ciudad con seis meses de antelación. Que la vida dejará de ser esta sucesión de carreras con niños adosados a la cadera. Y que poco a poco volverás a encontrar las ganas y el tiempo para dedicártelo a ti misma y a tu pareja. Lo sabemos.

Pero ahora mismo, cuando te hablan de sexo, te entra la risa floja hasta que te cruje la contractura del cuello por reírte y te acuerdas del poco cuerpo que tienes para esas cosas y de que duermes en turnos de tres horas como mucho.

Vamos, que del sexo, ni hablamos…

Advertisements

31 thoughts on “El sexo versus la maternidad reciente

    1. jejejeje, sí, problemas colaterales los que quieras… qué falta nos hacen los talleres de Femxy, maja!! En fin, por ahora nos conformaremos con los eventos del Pollo Pepe, jajajajajajaja!
      Gracias por comentar! Un besazo!

  1. jajajaj buenisimo, a mi también se me ponen los ojos como platos O_O cuando me mencionan la palabrita! tu post va genial para las primerizas que se sienten fatal por no tener ganas de ná de ná de ná de ná durante muuuuchos meses! yo las he escuchado con lagrimones en los mofletes! y yo petándome “no mujer, que es normal! pero si ni siquiera duermes tres horitas seguidas! que quieres!”
    gracias por tu post, mal de mucho consuelo de… TODAS! besos

  2. Se comprende y comparte esa sensación de arrope edredonil perfectamente, pero por el bien del equilibrio mental de cada persona (y de la pareja, claro) de vez en cuando conviene romper la pereza por más que parezca un esfuerzo sobrehumano el arrancar. Aunque cuesta mentalizarse para ponerse a ello, ¿cómo se queda uno después? Aaaayyyyy, que nos sentimos tan tontos por haberlo relegado con lo poquito que cuesta. Y cómo se duerme después!!! No hay somnifero mejor 😉

    Dadle recuerdos al Pollo Pepe. Soy un gran fan de su grande y fuerte piTo (guaje dixit). Nosotros iremos el jueves a lo de mammaproof.

    1. Ya, si lo sé, que soy muy fan del “como te quedas después”… pero ahora mismo te aseguro que me cuesta infinito encontrar el momento, despierta y sin niño adosado a mí…
      El Pollo Pepe muy majo, poco hablador, eso sí
      Un abrazo!

  3. Ay, Mary. Te drogamos al Santo, te cansamos a la Bestia, te pinchamos con el tema, y tú llegas a casa y te pones a escribir en vez de hacer los deberes.
    Al menos hemos conseguido que vuelvas por aquí y nos saques la sonrisa mañanera.

    Besotes.

    Nos vemos con Mammaproof!

  4. Pues no te falta razón alguna, pero a paparracho tampoco eh? jjjjjj. Que grande eres!!!! Que agradable y esperado ha sido jajajajaja. Un besazo

  5. JJAJAJA, el sexo…fue bonito mientras duró!!! Esa época de disposición total, de nunca tener sueño, donde el dolor de cabeza no existía, siempre preparada para la acción…Amiga, como todo, seguro que vuelve…y seguro que lo coges con ganas, como al turrón por Navidad…Todo llega, ya verás…
    Ánimo para los dos, es difícil ser la madre, pero tampoco debe ser fácil, en estos casos ser el padre, jejejeje

  6. Jajajaja!!!! Genial el post amiga, describe a la perfección lo que creo que todas las madres hemos pasado pasamos cuando nace un bebe…pero el sexo…pues vuelve…claro que sí!!!!Y te aseguro que cuando vuelve lo coges con muchas ganas y energía tanto el papá como la mamá!!! Ánimo para tod@s!!!! Besitos y Felicies Fiestas!!! 😀

    1. Muchas gracias guapa, sí, sé que vuelve, pero este momento es duro de coj…., y también sienta bien reconocer que no llegamos a todo, la verdad 🙂
      Un besazo y felices fiestas familia chinchera!!!! 🙂

  7. Menos mal, pensaba que era la única, el problema es que al parte contraría es decir los incubadores de espermatozoides, suelen tener mejos cuerpo que nosotras, es decir se recuperan antes de la paternidad. Te cuento un secreto : nos pedimos un dia para ir de noche romantica a un hotelito rural y eso…. menuda cama había, con dosel y todo, no niño no ruido, no estres, como dormimosssssssssssss horas y horas.. y se supone que ibamos a darnos a la pasión y el desenfrene.

    1. jajajajajaja, no me extraña nada, yo mato, MATO! por dormir ocho horas seguidas!!!!!! Y tengo al bebé comiendo cada dos o tres horas por las noches, así que no te digo nada y te lo digo todo!!!
      Un beso enorme guapa!

  8. Mi querida Accidental,

    Le hablo desde la experiencia y la edad, que no es sinónimo de verdad absoluta, pero ayuda. Mantenga Vd. un plan de desconexión twitera, followera y madresfera durante dos días (pero de verdad, no mirando la pantalla de reojo), añada bloqueo del whatsapp y luego siga estas instrucciones:

    a) Revise su ropa interior
    b) 2,5 minutos depilar cada pierna con crema (no me diga que no los tiene, porque mentiría). Sé que es mejor la cera, pero no andamos sobrados de espacios.
    c) Meta los pijamas calientes, las batitas y los calcetines en una bolsa. No me hable del frío: es una leyenda urbana.
    d) Redescubra el placer de querer despacio y sin objetivos: lleva aproximadamente entre 60 y 90 minutos (esos los tiene, no me cuente milongas).
    e) Cuando suba a 120 minutos, borrará este post para siempre.

    A veces uno se cansa cuando ve las lavadoras antes incluso de empezar; pero una vez que separamos por colores, todo va rodado.

    Suya,

    1. jejejejeje, amiga Coherente, tiene usted toda la razón!!!! Si lo sé, pero es mucho más fácil hacer el planning que cumplirlo.
      Pero me voy a poner deberes, se lo digo con total seriedad.
      Gracias de corazón
      Un abrazo para el norte!

  9. Y si encima el santo en cuestión llega más cansado que tú porque su trabajo es físicamente agotador, entonces ya ni te cuento!!! Mejor te olvidas de noches pasionales y lo relegas a siestas pasionales en día que tus hijas han preferido quedarse en casa de los abuelos a pasar la tarde dominguera.

    Total, si es que yo creo que los hijos son la preparación a la vejez conjunta. Si logramos sobrevivir la época de pasión mínima, tranquila amiga que podremos pasar el resto de la vida juntos y estar agarraditos de la mano ante la chimenea y con la mantita en las rodillas.

    Se te echaba de menos! Besazos

    1. Jajaja, gracias, guapa! yo también echaba de menos pasarme por aquí… pero poco a poco, irá volviendo a la normalidad, jjejejejeje, y lo mismo en todo lo demás.
      Lo de la vejez conjunta a veces pienso que se ha adelantado, jejejeje, habrá que remediarlo en cuanto nos dé cuerpo para desenfrenos varios.
      Un besazo guapa!

  10. Me uno al comentario de Vaninas, para los padres debe ser también difícil, es más, si me apuras debe ser incluso peor de llevar, nosotras estamos cansadas y/o agotados o las dos cosas, pero ellos además se tienen que quedar con la frustración de pedir “guerra” y obtener por única respuesta un Zzzzzzzzzzzzzz y eso.. entre nosotras.. tiene que dar mucho bajón 🙂

    Un besazo

    1. Jajajaja, pues sí, bajón en todos los sentidos… jajajajaja! El bajón es para los dos, no te creas, porque tampoco es agradable tener que decir que no, pero cuando no se puede no se puede…
      Un besazo!!!

  11. ¡Pero si nos has tocado la patata a todas! yo estoy totalmente de acuerdo contigo pero mira tú Cantajuegos es lo más….tú lo pones, metes a la grande al corro al peque en la hamaca y mientras tú vas a hacer la coreografía de “Un Tallarín” ESO SI OLVÍDATE DE QUE SEA A ÚLTIMA HORA DEL DÍA el cansancio acumulado no ayudaaaaaaaa nadaaaa…y yo la vi muy recuperada, muy sesi y con ganas de divertirse en lo de Femxy que en una de esas ¡hasta va a por el tercero!

    Un besote desmadroso

    1. Jajajaja, sí, a esas horas del día aún soy persona, pero en cuanto pasamos el límite de las nueve me vuelvo un zombie, tal cual…
      El cantajuegos está vedado en mi casa, amiga, pero habrá que buscar algún truco, eso sí…
      Un beso enorme, señora desmadres, y gracias por pasar!

  12. Aún recuerdo la revisión con mi gine 15 días después del parto (con fórceps) y q me dijo q usara rosa mosqueta “ahí” para preparar la zona porque en unos 15 días o así volvería a mi vida sexual…. Creo q en ese momento es como si me hubieran hablando de algún recuerdo tipo “malibú con piña” o “licor 43 con naranja”. Algo muy, muy, muy lejano y en lo que no había pensado en absoluto en las últimas dos semanas. Además tampoco pensaba dejar q se me acercara con semejante propósito el culpable…

    No recuerdo el tiempo, seguro q no fue tanto y un día dices: huy, pero si esto ha vuelto a la normalidad!!!

    Un beso y ánimo!

    1. Jajajajajajajaja, me parto con tu gine, qué optimista!!! No, si fuera por ellos, ni cuarentena ni nada, pero que no es sola cosa del cuerpo, que no estamos con la mente en esas cosas!!! Pues claro que se vuelve a la normalidad, si eso lo sé, pero cuando estás en todo el fregao, lo último que te apetece es eso… uff
      Un besazo y muchas gracias!!

  13. Desde que eres madre, es cierto, la noche y la lujuria no van de la mano…ni de la mano ni de lo que se tercie…bueno que me lío…supongo que habrá que buscar otras horas con menos cansancio acumulado…pero buscarlo…y no estoy de acuerdo con Vaninas y Sin más palabras…Pobres ellos??? Pues no son pesadetes con el tema…que no siempre está el tema pa farolillos (esto último es muy vulgar, pero cierto como la vida misma).

    1. jajajajajaja, hija, más razón que una santa!!!! Totalmente de acuerdo contigo, amiga, ni farolillos ni farolas!!!!
      Por cierto, me volvió loca tu vídeo del carro de la compra, que lo sepas, eres una crack!!!!
      Un beso!

  14. Pingback: Bitacoras.com
  15. OMG!! Amigaaaa ¿¿¿escribes sobre sexo y yomentero tarde??? Amospordios!
    Paciencia y mucha fe rubita, que seguro que vuelve, vamos y si no vuelve vamos a buscarlo y lo traemos de las orejas, pero que a tu cuerpo serrano aún le faltan muchos sexiplanes te lo digo como que me llamo estoesparauna 😉 mientrastantos muchos whatsapp y risas, y algún que otro roce tontorrón con tu santo cuando te lo cruces por el pasillo aunque sea con el mico colgado de una teta jejeje

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s