Rubicon, oh my god!

Con esta expresión se puede resumir lo que se me pasó por la cabeza cuando terminé de ver esta serie de la AMC, expresión muy similar a cuando terminé Misfits, otra obra maestra en este caso de manufactura británica.

Continue reading

Advertisements