Cuentos políticos (I): Las andanzas del consejero Echeverría

… Érase una vez, en la céntrica y solanera Comunidad de Madrid, un hidalgo llamado José Ignacio Echeverría que era por designio presidencial, consejero de Transportes de toooda esta nuestra comunidad. Este amable personaje, allá por el mes de marzo, se reunió con sus amigos y compañeros en un lugar muy bonito y decorativo llamado Asamblea y tuvo a bien deleitarnos a todos los madrileños con estas bellas palabras, conocidas a partir de entonces como “la leyenda del metrobus” (en el vídeo, el señor de pelo blanco, y  segundo que interviene en esta animada y educativa reunión):

En aquel momento, no solo nuestro buen hombre Echeverría demostró su amplio y extenso conocimiento de la materia de la cual es consejero, los transportes madrileños y el “legendario” metrobus, sino que, como se puede ver en este animado y didáctico vídeo, sus colegas y camaradas de partido (popular, para más señas y tan solo por informar), le aplaudieron a rabiar, celebrando con tales muestras de apoyo la magnífica sabiduría, esa experiencia y ese saber hacer que puso de manifiesto el señor consejero. Y es que a nuestro amable protagonista no se las daban con queso, ¡no, señor! Qué prestancia, qué elegancia sin par, qué belleza en esos gestos y ese !Pues nos vamos todos! final…

Pero no acabaron aquí las andanzas de nuestro insigne caballero, no. Porque una vez probada su sapiencia, y como premio, sin duda, por los servicios, el amigo Echeverría fue nombrado, por aclamación, Presidente de aquella, nuestra, Asamblea, donde el aguerrido y noble consejero vivió nuevas y trepidantes aventuras…

Pero esto, amiguitos, lo leeremos otro día.

Moraleja: